Image
Arriba
Menú
20/06/2014

Cómo elegir un buen cepillo de dientes

Seguramente ya sabés que la única manera de prevenir la aparición de caries y enfermedades de las encías es practicar una correcta higiene bucal después de las comidas. Decimos “correcta higiene bucal” porque no se trata solo de cepillarse los dientes: también tenemos que usar elementos de higiene interdental y enjuagues bucales específicos para cada uno.

Pero cepillarse los dientes es sin duda la única manera de “barrer” las bacterias que se depositan sobre los dientes y las encías, las cuales luego forman una capa pegajosa y transparente llamada “placa bacteriana”. Esta famosa placa se alimenta de los residuos de alimentos y produce ácidos y toxinas que dañan nuestra salud bucal. La única forma de “barrerla” es cepillándose los dientes y, claramente, haciéndolo con un cepillo correcto.

Cepillarse los dientes es cosa seria ;-)

Pero ¿qué cepillo es el más conveniente? Las publicidades nos muestran todo tipo de cepillos con nombres llamativos, luminosos, de colores, puntiagudos, curvos, con gomitas, mangos espaciales, circulitos y hasta algunos que hablan y juegan al fútbol. Todos sirven en mayor o menor medida, siempre y cuando te cepilles los dientes con la frecuencia necesaria y de manera adecuada. Pero si buscás cómo elegir el mejor entre tanta oferta, acá te damos varios tips para que lleves con la lista del súper:

Cepillo de dientes

1. Buscá un cepillo con un mango cómodo, firme y que no sea flexible. El mango básicamente sostiene al cepillo y traspasa el movimiento-presión que hacemos con la mano hacia el cuello y la cabeza. Cuanto menos flexible sea, mejor se va a traspasar el movimiento de tu mano hacia el cepillo.

2. El cuello del cepillo, que lo une al mango, también debe ser firme y recto, o con una curvatura poco acentuada. ¡Ojo que acá hay muchos cepillos con cuellos curvos! Muchas veces se ofrece como una innovación pero es importante que el cuello tenga la rigidez necesaria para transmitir el movimiento que hacemos con la mano, hacia la cabeza y los filamentos del cepillo, sin amplificarlo o reducirlo.

3. Llegamos entonces a la cabeza del cepillo, donde se encuentran los filamentos. Buscá un cepillo con una cabeza rectangular o romboidea, con bordes redondeados y de tamaño más bien pequeño o mediano. Acordate que la forma y el tamaño de la cabeza del cepillo determinan la posibilidad de acceder a las zonas más escondidas de la boca, por lo que si es muy grande no va a poder hacerlo. También fíjate que haya espacios entre los grupos de filamentos para que no se anulen durante el barrido.

4. Por último, los filamentos: acá somos fanáticos de los de doble acción, donde los filamentos internos son más firmes (y usualmente de color azul), mientras que los de los extremos tienen menor dureza para la limpieza de las encías. Es un caso donde la innovación en el producto sí da más eficacia en el cepillado 😉

Y para finalizar, acá te dejamos una imagen de lo que nosotros consideraríamos un buen cepillo de dientes:

Cepillo de dientes

¿Tenés alguna duda que querés que contestemos en el blog? ¡Comentá abajo y pedimos que escribamos sobre el tema!

Comentarios

Deja un comentario

Powered by neturuguay.com